a-foto-agencia-brasil

Foto Agencia Brasil (EBC)

Brasilia DF. – El ministro de Defensa, Raul Jungmann, dijo el miércoles (18) que el gobierno federal enviará al menos 1.000 hombres del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para trabajar en las cárceles de todo el país.

Según el ministro, los soldados estarán listos para entrar en acción dentro de 8 o 10 días, y los efectivos podrán ampliarse según la demanda de los estados. Contingentes militares que ya tomaron parte en batidas y operativos de seguridad durante la Copa Mundial y los Juegos Olímpicos serán, siempre que sea posible, desplazados de otros estados para garantizar la seguridad de los equipos y evitar la “contaminación” de la operación.

Al comentar este mismo miércoles la decisión del gobierno de autorizar la presencia de las Fuerzas Armadas en las cárceles, el presidente Michel Temer calificó la actual situación de las cárceles brasileñas de drama “infernal”, y dijo que afrontarla exige, más que de coraje, “algo de audacia”. “Por primera vez, ante el drama infernal que ocurre actualmente en los centros penitenciarios del país, hemos tenido un diálogo muy productivo con el sector de defensa, y las Fuerzas Armadas se dispusieron a hacer inspecciones en las prisiones, en primer lugar, porque tienen una gran credibilidad, y en segundo lugar, una gran autoridad”, afirmó.

Inspecciones

a-infantes-de-marinhaInicialmente, el Ministerio de Defensa destinará US$ 3,1 millones para costear el operativo, pero ese monto también cambiará según sea necesario. De acuerdo con el ministro, las tropas solo ingresarán en los centros penitenciarios después de que las fuerzas policiales locales se aseguren de que no hay riesgo. No tendrán ningún contacto con los internos, que serán previamente sacados de sus celdas y otras instalaciones durante la busca de armas, drogas y teléfonos móviles.

“Las Fuerzas Armadas tienen calificación para ello. En los Juegos Olímpicos, hicimos batidas en casi todos los inmuebles de los juegos. Nuestro personal es muy bien entrenado para manejar este tipo de tareas”, agregó Jungmann.

El ministro explicó que, aunque tomarán el control de las inspecciones en el interior del centro penitenciario, las Fuerzas Armadas no van a operar o controlar prisiones, no reemplazarán a agentes penitenciarios y ni tampoco actuarán solos.

El Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas también ofrecerán capacitación a las fuerzas de seguridad del estado para que puedan realizar inspecciones rutinarias.

Nuevas rebeliones
El ministro dijo que aunque el apoyo de las Fuerzas Armada a los estados difícilmente impedirá nuevas rebeliones o muertes en las cárceles, podrá disminuir el número y el nivel de letalidad de los motines.

Cabe destacar que la información fue suministrada en las últimas horas por Agencia Brasil (EBC).

Advertisements