Tags

,

El militar pidió respetar la voluntad de los ecuatorianos en los comicios de febrero. Entonces, Correa, nombró para el cargo al general Carlos Egüez, a quien también cesó el lunes para nombrar al general Edison Narváez.

Foto de archivo: El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ofrece una conferencia de prensa en Quito, Ecuador

Foto de archivo: El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ofrece una conferencia de prensa en Quito, Ecuador, 22 de febrero del 2017. Correa designó el lunes a un nuevo jefe del Ejército tras destituir sorpresivamente a su predecesor días después que esa fuerza militar pidiera respetar la voluntad de los ecuatorianos en los comicios de febrero. REUTERS/Mariana Bazo

Quito – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, designó el lunes a un nuevo jefe del Ejército, tras destituir sorpresivamente a su predecesor días después que esa fuerza militar pidiera respetar la voluntad de los ecuatorianos en los comicios de febrero.

Correa, mediante un decreto, cesó en sus funciones a Luis Castro y en su reemplazo nombró al general Edison Narváez como nuevo comandante del Ejército ecuatoriano, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Cabe ratificar la secuencia con el motivo de clarificar, primero cesó en sus funciones a Luis Castro, por los comentarios de la fuerza referentes a los comicios de febrero, luego, Correa, nombró para el cargo al general Carlos Egüez, a quien también cesó el lunes para nombrar al general Edison Narváez.

El cambio se produce a dos semanas de los comicios del 19 de febrero, donde el escrutinio final tuvo una demora de tres días, lo que provocó denuncias de la oposición de un supuesto fraude electoral y protestas en varias ciudades del país.

Ante esta situación, el Ejército liderado por Castro pidió, al siguiente día de los comicios, que se respete “sin condición ni presión alguna” el pronunciamiento de los ecuatorianos en las urnas y se realice de manera “ágil y transparente” el escrutinio electoral.

Los resultados finales confirmaron la realización de un balotaje entre el oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso para el 2 de abril.

Tras conocer su destitución por parte del mandatario, que dejará el cargo el 24 de mayo tras una década en el poder, Castro exhortó el lunes a los soldados a brindar “una seguridad integral al proceso electoral” y a los ecuatorianos “a estar atentos”.

El comandante cesado en sus funciones también dijo a la prensa que en un momento determinado las Fuerzas Armadas “no estuvieron dentro de la custodia” del material electoral en los comicios de febrero, sin emitir mayores detalles.

El ministro de Defensa, Ricardo Patiño, reaccionó prontamente a la versión de Castro. “No le compete dar declaraciones políticas ni pretender constituirse en árbitro electoral. Le está prohibido por la ley”, dijo en su cuenta de Twitter.

Es preciso reiterar que, antes de designar a Narváez en la jefatura del Ejército, el mandatario ecuatoriano nombró a Carlos Egüez, quien permaneció en el cargo por pocas horas.

Es procedente indicar que la información fue facilitada en las últimas horas por Reuters, agencia de noticias. Reporte de Alexandra Valencia. Editado por Carlos Aliaga.

 

Advertisements