El mandatario estadounidense promete reemplazarlo por alguien “mucho mejor”

WASHINGTON – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió el miércoles la destitución del director del FBI, James Comey, en medio de una tormenta de críticas que apuntan a que la salida del funcionario busca frenar la investigación sobre posibles nexos entre Rusia y el equipo de campaña del mandatario para influir en los comicios del 2016.

La abrupta decisión tomada el martes por el republicano Trump generó sorpresa y fue rápidamente criticada por los demócratas y por algunos miembros de su propio partido.

“Comey perdió la confianza de casi todo el mundo en Washington, republicanos y demócratas por igual. Cuando las cosas se calmen, me agradecerán”, escribió Trump en una serie de mensajes en Twitter la mañana del miércoles.

El Gobierno dijo el martes que la destitución se produjo por el manejo de Comey en una investigación del FBI sobre la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, durante su etapa como secretaria de Estado.

Si bien muchos demócratas han criticado el manejo de Comey en la investigación a Clinton, dijeron estar preocupados por el momento del despido, dado que Trump podría haber actuado poco después de asumir el cargo el 20 de enero y ha criticado repetidamente al FBI y las investigaciones del Congreso sobre la presunta participación de Rusia en la elección.

Algunos demócratas compararon el despido de Comey con la llamada “Masacre del Sábado por la Noche” de 1973, que hace alusión a la decisión del entonces presidente Richard Nixon de destituir a un fiscal especial independiente que investigaba el escándalo de Watergate.

Cuando se le preguntó si Trump había despedido a Comey por su manejo de la investigación sobre Rusia, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que no.

“Francamente, si esto va a continuar, va a continuar con o sin Jim Comey” en el FBI, dijo la portavoz a MSNBC en una entrevista.

Los demócratas, sin embargo, ampliaron sus llamados para que haya una investigación independiente sobre el papel de Moscú en las elecciones de Estados Unidos.

“Lo que tenemos ahora es realmente una crisis constitucional en ciernes que es mortalmente seria”, dijo el senador demócrata Richard Blumenthal a CNN.

En un mensaje en Twitter, Trump dijo el miércoles: “Los demócratas han dicho algunas de las peores cosas acerca de James Comey, incluyendo el hecho de que debería ser despedido, ¡pero ahora juegan a estar tristes!”.

Rusia ha negado en reiteradas ocasiones cualquier intromisión en las elecciones estadounidenses y el Gobierno de Trump ha rechazado las denuncias sobre una colusión con Rusia.

El Kremlin dijo el miércoles que esperaba que el despido de Comey no afecte los lazos de Moscú con Washington y señaló que creía que su despido no tenía nada que ver con Rusia.

Es procedente señalar que la información fue suministradad el día 10 de mayo por Reuters, agencia de noticias. Reporte de Susan Heavey y David Alexander. Editado en español por Rodrigo Charme.

Advertisements