Tags

,

Theresa May confrontará a Donald Trump sobre posibles filtraciones en la Inteligencia de los dos países

En la imagen, un grupo de sijs durante una vigilia por las víctimas del Manchester Arena.

LONDRES/MANCHESTER – La primera ministra británica Theresa May informó el jueves de la decisión de conversar con el presidente estadounidense Donald Trump, sobre inteligencia compartida entre los dos países y que esas operaciones deben permanecer resguardas, después de unas filtraciones a medios de Estados Unidos sobre el ataque en Manchester.

La policía británica dejó de compartir, horas después del atentado, información con Estados Unidos acerca del ataque suicida con bomba, dijo una fuente de la lucha contra el terrorismo, luego de que los jefes de la policía dijeran que las filtraciones a los medios arriesgaban con entorpecer su investigación.

La policía se encontraba, en horas posteriores al hecho terrorista, rastreando un posible fabricante de bombas después de que Salman Abedi, el atacante de 22 años de edad nacido en Gran Bretaña, detonó un dispositivo sofisticado en la salida de un concierto repleto de jóvenes el lunes por la noche, matando a 22 personas.

May dijo en la mañana del jueves de abordar el tema sobre las filtraciones con Trump en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) prevista para ese mismo día. Estas informaciones incluyeron la publicación de fotos del lugar de la bomba en The New York Times.

El 25 de mayo, May dijo en declaración por televisión: “Dejaré en claro al presidente Trump que la inteligencia que se comparte entre nuestras agencias de seguridad debe permanecer protegida”.

La decisión de dejar de compartir información policial con las agencias estadounidenses fue una medida extraordinaria ya que Gran Bretaña ve a Estados Unidos como su aliado más cercano en seguridad e inteligencia.

“Esto es hasta el momento en que tengamos garantías de que no ocurrirán nuevas revelaciones no autorizadas”, dijo la fuente del combate al terrorismo, hablando bajo condición de anonimato.

Muchas ciudades europeas, incluyendo a París, Berlín y Bruselas, han sufrido ataques en los últimos dos años, subrayando la importancia de la cooperación en inteligencia confidencial.

Trump fue criticado este mes luego de que se conoció que había discutido información sensible sobre Siria, originada en un aliado, con funcionarios rusos en una reunión en la Casa Blanca. May había dicho entonces que Gran Bretaña continuaría compartiendo datos de inteligencia con Washington.

El nivel oficial de amenaza de Gran Bretaña fue elevado a “crítico” después del ataque en Manchester, su escalón más alto, que significa que otro atentado podría ser inminente. El gobierno desplegó tropas para liberar agentes de policía a fin de que puedan realizar patrullajes e investigaciones.

El Servicio Nacional de Salud de Inglaterra dijo que un total de 116 personas habían sido heridas en el ataque, de las cuales 75 fueron ingresadas a hospitales. Había 23 que continuaban bajo cuidados intensivos.

Por otro lado, soldados y expertos en desactivación de bombas se apresuraron para llegar a una calle en el sur de la ciudad tras un llamado a la policía, pero resultó ser una falsa alarma.

La Reina Isabel visitó el Hospital Real de Niños de Manchester, donde han recibido tratamiento algunas de las víctimas. En honor a ellas se realizó un minuto de silencio en una plaza en el centro de Manchester y en otros sitios de Gran Bretaña.

El atentado, que ocurrió en el Manchester Arena justo después del final de un concierto de la artista pop estadounidense Ariana Grande, fue el ataque más mortífero en Gran Bretaña desde julio de 2005, cuando 52 personas murieron en ataques en la red de metro de Londres.

El ataque de Manchester causó conmoción en todo el mundo porque apuntó a niños y jóvenes, que son los principales fans de Grande. Las víctimas incluyen desde una niña de 8 años hasta padres que habían ido a retirar a sus hijos.

En total hay ocho personas bajo custodia en conexión con el ataque. Medios británicos han reportado que uno de ellos es un hermano de Abedi pero la policía no lo ha confirmado. El padre y un hermano menor de Abedi fueron arrestados en Trípoli, Libia, de donde proviene originalmente la familia.

Cabe destacar que la información fue facilitada el día 25 de mayo por Reuters, agencia de noticias. Reporte adicional de Kate Holton, Alistair Smout, William James, William Schomberg y Paul Sandle; escrito por Estelle Shirbon y Guy Faulconbridge.

Advertisements